¡Paty está de fiesta! Llegó a los 100 mil suscriptores en YouTube

"Tenemos que lograr el millón para taparle la boca a tantos", dijo Paty Maldonado al recibir el premio entregado por la plataforma de videos.

Paty Maldonado

Amada y odiada, así han sido los últimos años para Paty Maldonado, quien luego haber sido desvinculada de Mega, dedicó todo su tiempo a estar en YouTube.

Con su programa ‘Las Indomables’ junto a Cata Pulido, la ‘Maldo’ se ha encargado de hablar sin filtro todos los temas que les interesan.

Tras decenas de capítulos en pantalla al fin la mujer recibió esta semana el botón de plata de la plataforma le entrega por conseguir 100 mil suscriptores.

A través de un video, el equipo le hizo una sorpresa a Paty y le entregó el galardón y de inmediato le brotó su gran sonrisa.

«Quiero agradecerles a ustedes, al que está en la casa, al que está en Chile, al que está afuera de nuestro país, al que nos ha seguido, al que ha sido tan fiel. Al que no nos ha abandonado en ningún momento», comenzó.

Además expresó que «este pequeño premio tienen que ponerlo en sus casas también. Un premio precioso».

«Tenemos que seguir luchando. Tenemos que sobrepasar los 100 mil. Tenemos que lograr el millón para taparle la boca a tantos y a tantos«, dijo la Maldo.

Sin embargo, es realista y la chiquilla ya propuso una primera meta de 500 mil suscriptores.

«¡Ahora vamos por los 500 mil! Y estoy segura que con el apoyo de ustedes lo vamos a lograr. Gracias», finalizó.

Revisa el video a continuación:

Pese al éxito, Paty está cansada

No todo es éxito y botones de YouTube, ya que hace unos días Paty durante su programa expresó estar cansada con toda la situación mundial.

«Me estoy volviendo loca, esa es la verdad. Me estoy volviendo loca. Ya no hallo qué hacer. Cocino, lavo, plancho, todo. Un mueble, lo muevo para acá. No puedo más», dijo.

La Maldo explica que lleva «un año y medio acá en la casa, desde el 18 de octubre. No pude viajar a Estados Unidos; tengo el problema con los pasajes famosos del Despegar.com, sin vergüenzas, no pude viajar, menos puedo viajar ahora. Voy a Santiago sólo al dentista y kinesiólogo, porque me duele la espalda».