¡Pastel! Motociclista que rompió parabrisas de mujer terminó formalizado y despedido de su pega

El payaso que le rompió el parabrisas a una mujer fue formalizado por amenazas, lesiones leves, daños y ocultar placa patente del vehículo.

Motociclista Cadena Motociclista Cadena
Captura

La tarde de este miércoles se generó indignación en redes sociales, luego de que comenzara a circular el video de un motociclista que golpea con una cadena el parabrisas de una mujer en plena avenida Independencia y Santa María.

A raíz de esta situación, el sujeto fue detenido y formalizado gracias a la la viralización que tuvo el registro, grabado por el mismo auto de la víctima, con quien tuvo un encontrón mientras manejaban.

La información de Fiscalía

La Fiscalía Centro Norte decretó que por amenazas, lesiones leves, daños y ocultar placa patente del vehículo en el que se movilizaba, Patricio Salinas, el conductor de la moto de 30 años; tendrá que cumplir medidas cautelares como firma mensual en una Comisaría, arraigo nacional y la efectiva prohibición de acercarse a la víctima.

Junto con esto, se determinó 60 días de plazo como investigación. Todo, justificado en que el imputado no poseía antecedentes penales previos.

¿Qué pasó con el motociclista que rompió el parabrisas?

Según lo publicado en ADN.cl, la fiscal Giovanna Herrera solicitó arresto domiciliario total y prohibición de acercarse a la víctima, pero la defensa, representada por el abogado defensor penal público Arturo Vergara, señaló que si bien los hechos son “bien impactante”, los delitos imputados no consideran privación de libertad. Determinó 60 días de plazo como investigación. Todo, justificado en que el imputado no poseía antecedentes penales previos.

El motociclista conversó con el matutino Las Últimas Noticias: “yo sé que actué y reaccioné mal. En ese momento no pensé nada. Lo que yo hice no se hace, no se puede repetir. Estoy arrepentido”, señaló al medio en relación al ataque de la camioneta RAM 700 de Paulina Ulloa, de 50 años. El video resultó también en el despido de su trabajo, 700 amenazas y una funa en su casa. “Nunca se me cruzó por la cabeza agredirla a ella”, concluyó.