Camila Recabarren y su paso por Estados Unidos: «Tuve que robar en el supermercado»

En una reciente entrevista, Camila Recabarren se refirió a cómo fueron los meses en los que estuvo viviendo en Estados Unidos.

Camila Recabarren Respuesta
Instagram

Meses atrás, Camila Recabarren se vio en el centro de la noticia tras estar por un buen tiempo alejada de la televisión y las redes sociales, tras dejarlo todo atrás y partir junto a su retoña a vivir a Estados Unidos.

Resulta que una chilena residente en el país del norte, salió a funarla públicamente, acusándola de no pagar el arriendo. «Dejó el departamento todo sucio, quebró cosas, dejó cosas en mal estado… Y dice que no tiene plata porque tiene hija. La loca no tiene ni pa comer. Fuma todo el día, se droga con hongos y estando con su hija presente» es parte de lo que contó.

Es en este contexto que Camila Recabarren volvió a redes sociales para dar su versión de los hechos, además de relatar que se encontraba trabajando como vendedora ambulante en Estados Unidos y mostrar cómo era su vida.

Pero hace un tiempo que la ex Miss Chile está de vuelta en nuestro país, donde ha hecho algunos trabajos en el modelaje. Y recientemente dio una entrevista a la revista Sarah, donde se refirió a los difíciles momentos que vivió.

El paso de Camila Recabarren por Estados Unidos

«Aprendí que puedo desempeñarme en cualquier área. Vendí agua en las calles, vendí ceviche y las piedras que llevé desde Vicuña» comenzó relatando Camila Recabarren en la publicación, donde también protagoniza su portada.

Siguiendo por esta línea, agregó que «no llevaba casi nada de plata, solo llevaba muchos sueños. Vendí mi auto acá antes de irme, pero fue para pagar algunas cuentas. No me fui con tanta plata».

«Hacía unas arañas de alambre y las vendía en los terminales o donde paraba el bus. Viajamos a Colorado porque mi destino era ir a trabajar con mi hermano que vive allá, hace cubiertas de granizo y cuarzo para cocinas» continuó Camila Recabarren.

Para cerrar, la modelo confesó algunos de los difíciles momentos que vivió: «Tuve que robar en el supermercado para poder tener comida para mi hija, pero no me hace una peor persona. Lo tuve que hacer y fue parte del viaje. Acá en Chile no lo haría, pero allá nadie me conocía».