Pastelito se tiró del segundo piso para no pagar en prostíbulo clandestino

En viral se convirtió el video de un hombre, que para no pagar en un prostíbulo clandestino, no encontró nada mejor que intentar saltar.

Hombre Prostíbulo Clandestino Hombre Prostíbulo Clandestino
Captura

De vez en cuando aparecen esas noticias virales que sacan carcajadas, especialmente las que se relacionan con la cochina’. Y especialmente en esta época, ya que gracias a las cámaras y los celulares, se pueden conocer particulares historias que antes pasaban piolita.

Tal es lo que ocurrió esta jornada en Punta Arenas, luego de que un pastelito fuera grabado en el acto, cuando se tiró desde el segundo piso; solo para no pagar la cuenta de un prostíbulo clandestino en el que la pasó malito.

De acuerdo a lo señalado por nuestros amigos de Radio Concierto, durante la tarde de este miércoles, se comenzó a viralizar el registro del prostíbulo clandestino del sur de Chile donde ocurrió toda la mocha.

En el video podemos ver a un hombre ratando de escapar y cayendo duramente al suelo en una casa blanca. Sin embargo, pese a la fuerte caída, el hombre se levantó y huyó por el antejardín.

Para rematar la historia que ya parece de película, dos mujeres en poca ropa salieron de la casa con el fin de perseguirlo. Mientras que detrás de ellas, un hombre en toalla también aparece en el video siguiendo a las chiquillas.

¿Qué pasó con el prostíbulo clandestino?

Según los antecedentes que se han ido recopilando, el pastelito no pagó por los servicios del prostíbulo clandestino en Punta Arenas. En total, el pastelito se gastó una suma cercana a los $500.000 que no le pagó a la chiquilla con quien pasó la noche.

Sin embargo, en el video también se puede ver a un segundo sujeto saliendo de la misma casa; con una toalla en la cintura, el que presuntamente sería otro cliente. Lo que ya transformaría al local en un prostíbulo clandestino.

Hay que mencionar que en Chile, no existe una clara regulación de la prostitución o el comercio sexual. Pero según la mayoría de las ordenanzas municipales se sanciona a quien ofrece estos servicios; no a quien los compra.

Finalmente, cabe destacar aunque la prostitución en Chile entre adultos y dentro del ámbito privado es legal, no se permite la existencia de burdeles.