Lisandra Silva cuenta detalles de la salud de su bebé: «Mi cara no es la mejor hoy»

A través de sus redes sociales, Lisandra Silva, le contó a sus seguidores cómo sigue su hija, tras llevarla a la clínica.

Lisandra Silva Fotos
Instagram

Durante el fin de semana, Lisandra Silva dejó más que preocupados a sus más de dos millones de seguidores en Instagram, luego de que les pidiera oraciones para su hija Leiah, pues debieron llevarla a la clínica por un complicado problema de salud.

«Nuestra gordita está enfermita. Ingresa! Porfa recen por que se mejore pronto», comenzó escribiendo, junto a lo que agregó: «Creo en Dios y en la oración! Regálenme una oración para Leiah, para que se recupere pronto! Muchas gracias y que Dios te lo devuelva en salud y bendiciones».

Ya al día siguiente, Lisandra Silva llegó con mejores noticias, contándole a sus seguidores que la bebé ya había sido dada de alta y estaba regresando a casa con ellos. «Muchas gracias por sus oraciones! Nuestra pequeña está bien y nos vamos a casa!».

Instagram Lisandra Silva
Instagram Lisandra Silva

Lisandra Silva sobre la salud de su pequeña

Es en este contexto que la cubana recurrió nuevamente a sus stories de Instagram, donde ya más tranquila del caótico fin de semana que vivió su familia, dio detalles de lo que pasó con la pequeña e incluso sobre su hijo.

«Estoy acá, en la terracita, un minuto de paz (…) Quería pasar por acá para agradecerle a todos los que han orado por Leiah, está mucho mejor, está acá en casa con nosotros, ya está recuperada, está super bien» comenzó señalando Lisandra Silva.

Siguiendo por esta línea, agregó: «Se recuperó súper rápido, yo creo mucho en la oración y creo mucho en Dios, así que yo sé que muchas oraciones de ustedes sirvieron para llegar a Dios, para mandar ese mensaje y que ella se recuperara rápido».

«Noita también estaba bastante malito y hoy ha estado súper bien, así que nada, les quiero agradecer de corazón a todos los que oraron por ella, por Noita, porque se mejorara» continuó. Además de mencionar que «Mi cara no es la mejor hoy, mis ojos están marchitos de no dormir, de llorar, del estrés, pero bueno, aunque mis ojos no estén tan felices, mi corazón está feliz».