Payaso trata de ingresar droga a cárcel de La Serena haciéndola pasar por leche en polvo

Carabineros y Gendarmería pilló al delincuente con más de 8 mil dosis de pasta base que planeaba vender en la cárcel.

Diseño Sin Título (34) Diseño Sin Título (34)
Crédito: AgenciaUno

Como es usual, ayer en el «Circo Hit» de la Corazón buscó a un nuevo «Payaso del Día». Y como no destacar a un pastelito que juró que estaba pasando de lo más piola. El amermelao’ juró que iba a poder ingresar droga a la cárcel de La Serena haciéndola pasar como un paquete de leche en polvo.

Según reportó Bío Bío ChileCarabineros y Gendarmería informaron que el paquetito del pastel contaba con poco más de 8 mil dosis de pasta base al interior de los paquetes de leche.

El hallazgo se realizó durante la tarde del Lunes, cuando el angelito llegó a la carcel a ingresar los paquetes de supuesta fórmula láctea.

«Recibimos el llamado y concurrimos de inmediato a corroborar lo que los gendarmes habían detectado; no era leche, sino asta base de cocaína», aseguró Gustavo O’Ryan, jefe de la OS7 de Coquimbo.

«Es por esto que procedimos a la detención inmediata del individuo, quien pasó a control de detención (valga la redundancia», agregó O’Ryan.

El payasito quedó detenido, para luego ser puesto a disposición de la justicia. Los profesionales de seguridad indicaron que el propósito de la droga era ser comerciada al interior de la cárcel.

Por instrucción del Ministerio Público, el imputado fue puesto a disposición del Juzgado de Garantía de La Serena. Todo para que el pastelito pueda pasar a la respectiva audiencia de control de detención.

Otro payaso del día

Otro pastelito fue el protagonista de una curiosa situación en Turquía que se volvió viral. Un hombre de 50 años reportado como «desaparecido» por sus amigos terminó formando parte del grupo de rescate que lo buscaba.

Luego de haber carreteado con sus compinches, el amermelao’ se fue para el bosque. Pronto las labores de búsqueda fueron anunciadas por las autoridades locales. Varios voluntarios del barrio se unieron a buscar en el bosque, pero nunca hubo rastro del hombre.

Después de un tiempo los lugareños gritaron fuertemente el nombre del desaparecido. A lo que Beylan Mutlu, el mismísimo pastel, que era parte del grupo respondió «¿a quién estamos buscando? ¡Estoy aquí!».