Eduardo Fuentes recuerda su infancia en La Legua: «Una vida bonita»

En conversación con Martín Cárcamo en De tú a tú, Eduardo Fuentes se confesó sobre su vida y su niñez en La Legua.

Eduardo Fuentes
Canal 13

La noche de este domingo, Eduardo Fuentes estuvo invitado a De tú a tú, donde se confesó sobre su vida, partiendo con la historia junto a sus padres, además de su historia de amor y su carrera en la televisión.

Para comenzar habló de su infancia en La Legua, San Joaquín, cuando todavía todo era parte de San Miguel. «Ahí viví hasta los 18 años, ahí me crie, con los amigos jugando en la calle, toda esa experiencia que uno tiene de niño. Con la pelota y que viene el auto, y con pared o sin pared, todas esas cosas… Abrir el grifo, de la esquina, era como ir a las mejores termas», contó.

Tras esto, recordó Eduardo Fuentes que cuando era pequeño, su padre trabajaba en una fábrica de helados y el pensaba que era el dueño. «Mi mamá era dueña de casa, mi papá era obrero. Mi papá trabajaba en una fábrica de helados, que estaba a tres cuadras de la casa. Y era la única fábrica que había en el lugar, y yo pensaba que mi papá era el dueño de la fábrica, cuando yo era chiquitito».

Pero todo cambió el día que lo despidieron. «Yo era muy pequeño, tengo la imagen súper clara en mi cabeza de haber entrado con él, haber visto a gente adulta, otros hombres que se acercaban lo abrazaban y lloraban. Mi papá sacando poquitas cosas de su casillero y saliendo».

Eduardo Fuentes y su infancia

A raíz de esta situación, la familia se vio en una situación económica más apretada, pero a pesar de todo, Eduardo Fuentes asegura que «en la casa nunca faltó nada».

Es más, comentó que era «una vida bonita. Que a veces cuando uno cuenta que vivía en La Legua, la gente puede pensar ‘carencias, necesidades, allanamientos a cada rato’ y no viví la verdad nada de eso. Nunca faltó nada en la casa, siempre hubo de todo y por sobre todo, hubo mucho amor».

«Estábamos solos los tres. Como eran las casas de barrio antiguas, con la puerta abierta, entonces los amigos entraban y salían. Los vecinos entraban y salían. Yo tengo los mejores recuerdos de mi infancia en esa calle, Cabildo, y que era muy contenido por mis papás» relató en el espacio de Canal 13.