Caso Cangri: Mujer asegura que fue estafada y aún no recibe respuesta por su auto

En un nuevo reportaje, apareció una mujer que habría sido estafada por Cangri por su vehículo y a tres años no tiene respuesta.

Cangri Auto Cangri Auto
Redes Sociales

No cabe duda que los primeros meses del 2019 estuvieron marcados por un caso policial que impactó a todos los chilenos. Pues el ex chico reality Sebastián Leiva, más conocido como El Cangri fue encontrado sin vida en pleno desierto en la frontera con Bolivia.

Resulta que, se señaló que el joven habría viajado hasta el país vecino junto a otros dos hombres para vender una camioneta comprada por medio de una estafa. Información que se obtuvo a raíz de la investigación para esclarecer la muerte de dos de los chilenos que viajaron.

Es en este contexto que a más de tres años del fallecimiento de Cangri, todavía hay una serie de antecedentes que no se han podido resolver. Siendo uno de estos el que involucra a Sebastián Cornejo –único sobreviviente del incidente– con Soledad Rovira; dueña del vehículo que se compró con un vale vista falso, por un valor de 19 millones de pesos.

A pesar de que Cornejo fue detenido a los pocos días de que se encontraran los cuerpos, los detalles de la venta del vehículo solo se conocieron recientemente.

La mujer dio su versión de los hechos

Rovira conversó con Meganoticiascontando detalles de la venta de la camioneta. «Se presentó esta persona, lo vi, es que te juro que no se veía como un delincuente. Tenía la fachada de una persona trabajadora que quería comprar la camioneta para su señora; que él trabaja en el campo, etc. Nunca dudé eso», comenzó relatando.

Si bien el vehículo fue entregado por narcotraficantes bolivianos a la fiscalía del país altiplánico; la mujer aún no obtiene respuestas al respecto, y ni siquiera ha podido recuperar su camioneta.

En esa línea, Soledad agregó: «Mi camioneta estaba junto a otras nueve, diez camionetas que habían sido robadas y rescatadas o identificadas, camionetas que no tenían, prenda ni nada, sino que eran de dueños directos para traerlas. Me hicieron firmar un documento, y se suponía que iba a ejecutar, traerme la camioneta, y me la entregaban en una frontera. Aún no me dicen en cuál frontera».

Finalmente, Rovira concluyó asegurando: «No voy a dejar de buscar mi camioneta. Yo no la voy a dar por perdida. Yo necesito mi camioneta de vuelta».