Ojo al charqui: Las lluvias podrían volver a la Región Metropolitana esta semana

Atención chiquillos a preparar las paraguas, que dentro de los próximos días se vendrían las lluvias nuevamente a la Región Metropolitana.

Lluvias Región Metropolitana Lluvias Región Metropolitana
Agencia Uno

Durante los últimos días, finalmente se ha sentido la llegada del otoño a la región Metropolitana. Pues con las bajas temperaturas, niebla y mañanas nubladas, ya nos podemos despedir de la época veraniega. Pero algo que aún falta para muchos son las lluvias.

Especialmente debido a la crisis hídrica que atraviesa la capital, por lo que se necesita más que nuca que caiga agua. Así que, hay buenas noticias para los próximos días, ya que podrían caer nuevas precipitaciones en la RM, tras la potente lluvia que vivimos un tiempo atrás.

¿Cuándo se vienen las lluvias?

Como te mencionamos, hace solo unos días, la Región Metropolitana tuvo su primera gran lluvia del año. Fuertes precipitaciones marcaron el primer evento importante del otoño, que parece ser menos seco que el del año anterior. Algo positivo considerando la crisis hídrica actual. 

De acuerdo a lo consignado por Rock & Pop, se adelantó que la lluvia podría volver a la zona en los próximos días. Así lo anticipan los sitios de meteorología, que anuncian que la semana estará marcada por bajas temperaturas y cielos bastante nublados.  

Eso sí, no sería sino hasta este jueves 12 de mayo cuando la Región Metropolitana podría tener el regreso de la lluvia. Al menos 4.5 milímetros podrían caer durante esa jornada en los sectores cordilleranos y pre-cordilleranos de la región. 

Además, se esperan temperaturas bastante bajas durante todo ese día. Según se informó, se esperan mínimas de hasta 8° y máximas solo de 18°. Por su parte, el resto de la semana tendrá temperaturas un poco más altas, pero con mañanas bastante heladas y nubladas. 

Tal fue el caso en los últimos días, donde la Región Metropolitana vio una densa neblina tomándose las calles de Santiago. Es más, las redes sociales quedaron vueltas locas con el fenómeno, con muchos preguntándose los motivos por los que la capital estaba amaneciendo como un capítulo de Mea Culpa.