Andrés Caniulef recuerda cuando Botota Box lo sacó del clóset: «Fue violento»

En su participación en "Juego Textual", Andrés Caniulef se refirió a la ocasión en la que Botota Box lo hizo revelar su sexualidad.

Andrés Caniulef
Canal 13

Este martes en la noche se emitió un nuevo capítulo de ‘Juego Textual’, en el que Andrés Caniulef habló de todo con las panelistas del espacio, confesándose de distintos aspectos de su día a día, además de su larga carrera en TV.

Y uno de los temas que tocaron a lo largo de la entrevista, es sobre la ocasión en la que Botota Fox lo «sacó del clóset» en medio del SQP, mientras se encontraba trabajando como panelista.

Para Andrés Caniulef «Fue un segundo en mi cabeza en que repaso toda mi historia y siento que no puedo decir que no. Por cada vez que alguien hizo una broma al respecto o lo usó como un ataque hacia mí, sentí que tenía que reivindicarme, así que le respondí ‘sí’».

Andrés Caniulef y la reacción de sus padres.

«Yo no había hablado directamente con mis papás, nunca les había dicho ‘Yo soy gay’», confesó el periodista, agregando que tenía mucho temor de enfrentar la verdad.

«Yo crecí con muchos miedos y siempre a la defensiva porque no quería que me molestaran, que me hicieran bullying, que se me notara en el trabajo. Sentía que ellos no lo iban a aceptar, no lo iban a entender, que les iba a hacer un daño enorme y los iba a hacer sufrir», señaló.

A pesar de que después de este episodio estuvo alejado de la casa de sus papás por meses, tarde o temprano habló con ellos y se dio cuenta de que el amor está por encima de todo.

«Lo escuché de la voz de mi papá, me dijo ‘Yo te amo frente a todo y ante todo’. Yo creía que iba a ser mucho más doloroso (…) Verlo llorar emocionado y abrazarme fue de esas cosas que me dan vida», indicó.

Acerca de la arremetida de Botota, Andrés Caniulef concluyó que fue uno de los momentos definitorios de su vida. «Fue violento, fue doloroso, y quiero creer que fue sin mala intención. Es de esas cosas que no tienen que ocurrir, cada uno debe ser libre de decidir cuándo hablar de sí mismo, si así lo quiere hacer», sostuvo.

La angustia de no poder hablar de su sexualidad fue algo que, según Andrés, gatilló en parte sus problemas psicológicos futuros. «Cuando hago el recuento de lo que me llevó a esta adicción, mucho de esto tiene que ver con estar oculto siempre, el traicionarme, el sentir que nunca terminé de ser yo, siempre tenía que buscar un disfraz para adecuarme a distintas situaciones», dijo.