Esta es la pieza donde Nano Calderón cumple prisión preventiva en Santiago 1

Debido a la pandemia por el coronavirus, Nano Calderón debe cumplir 14 días en el área de salud del centro penitenciario.

Nano Calderón

Hace una semana que Hernán ‘Nano’ Calderón fue trasladado hasta el centro penitenciario Santiago 1, para seguir cumpliendo con la prisión preventiva por el delito de parricidio frustrado. Del cual está acusado tras agredir a su padre con un cuchillo.

Actualmente el joven de 23 años se encuentra en el Área de Salud (ASA) del penal, pues por los protocolos frente al Covid-19, debe cumplir 14 días de cuarentena. Es en este contexto que el coronel Álvaro Concha Soto, jefe de la unidad Santiago 1, dio detalles a Las Últimas Noticias sobre el actual espacio donde se encuentra.

«Es una de la seis dependencias (habitaciones) que tiene ese sector que cuenta con dos o tres enfermeras más los médicos especialistas. El dormitorio es el que corresponde al de Hernán Calderón. Por ahora hay 13 pacientes más internados, hay imputados que comparten habitación. En el caso de Calderón está internado solo por medidas sanitarias Covid-19 (acompañado de un gendarme las 24 horas), al igual que otro imputado que tiene tuberculosis» señaló.

También te puede interesar: Aseguran que reos de Santiago 1 estarían buscando a Nano Calderón para ofrecerle protección

Siguiendo por esta línea, Concha Soto agregó que. «Cuenta con nutricionista que determina si alguno necesita alimentación especial. También con calefacción, que se mantiene a 22 grados. No hay televisión en el lugar, así que con nuestra gente de gendarmería hicimos una biblioteca rodante: entregamos libros a los pacientes para que puedan leer. Tengo entendido que el imputado Calderón tomó un libro y lo está leyendo».

Nano Calderón

Durante esta primera semana de encierro, Nano Calderón ha podido comunicarse por teléfono con Raquel Argandoña, con quien hablaría a diario por 15 minutos. «Por el tema sanitario se suspendieron las visitas y con nuestra autoridad se tomó la decisión de facilitar en el ASA, con control respectivo y en un horario determinado, un llamado telefónico familiar. Esto bajó los niveles de ansiedad de la población penal».

«A todo paciente que queda hospitalizado se le entrega un pijama blanco y su vestimenta de civil queda en resguardo en el mismo ASA. Cuando es dado de alta se le entrega esa vestimenta» explicó el coronel.