La emotiva carta que le dedicó Edith González a su retoña de 14 años

Tras la muerte de Edith González, se dio a conocer una emotiva carta que le dedicó a su hija Constanza, la que hoy sirve como despedida.

Edith González

Este jueves te contamos sobre el triste fallecimiento de la reconocida actriz mexicana Edith González, quien a sus 54 años perdió la lucha contra un agresivo cáncer de ovarios.

La intérprete que en nuestro país ganó notoriedad gracias a sus roles protagónicos en teleseries como «Salomé», «Corazón Salvaje» y sobre todo «Doña Bárbara» supo de su enfermedad hace tres años. Y a las primeras personas que les dejó saber fue a su esposo Lorenzo y a su hija Constanza.

Luego de enterarse de esta noticia, la pequeña decidió dormir a los pies de su madre para no dejarla sola en ningún momento. Pues resulta que la relación entre ambas era muy especial, dado que Constanza cambió radicalmente los planes de Edith González tras quedar embarazada a los 40 años. Cuando creía que ya no sería madre.

A raíz del cumpleaños de su retoña, la actriz le escribió una emotiva carta, la cual compartió en su cuenta de Instagram. Ahora que ya no está, esta carta sirve como una especie de despedida.

También te puede interesar: María Luisa Godoy contó que Javiera Suárez preparó a su hijo para su partida

«Un día anunciaste tu llegada, dominando mi cuerpo, transformándolo. Sin falsos sentimentalismos sentí tu crecimiento. Tu llegada fue fuerte, delicada, esperada, hermosa. Al surgir de mi vientre me hiciste entrañable, me hiciste madre. Y yo pude sostener en mis brazos a un ser que, sin sospechar las profundidades de la maternidad, ingenuamente pensé podría moldear» parte diciendo.

Y agrega: «Poco a poco me has enseñado que los padres no podemos más que aspirar a ser guía, en el mar inmenso que es la vida. Este mar que amas y del cual te ha tocado surfear grandes olas y de cada reto sales con gracia e inteligencia».

«No amor, la vida no es fácil, más es cabronamente hermosa. Tú tienes un corazón muy determinado, una inteligencia aguda y un espíritu generoso. Estoy tan llena de ti, tan orgullosa de ti, de verte valiente construyendo una identidad amorosa, alegre, fuerte y comprometida» continúa.

«Constanza, mi Constanza mi niña, mi ternura, mi cielo, mi corazón, mi todo y sin embargo eres tuya; tanto como cuando decides trepar una ola y hacerla tuya, dominar el horizonte, retar la energía del agua y realizar tus anhelos» agregó.

Finalmente Edith González le dice a su pequeña «eres una niña hermosa, sólo puedo decir gracias por permitirme ser tu madre, velar tu sueño y ver en ti el milagro de la vida. Constanza, tomadas de la mano recorramos el mundo, al fin y al cabo somos polvo de estrellas».