Pedro Ruminot recuerda su diagnóstico de cáncer: «Me dijeron que me quedaban 15 días de vida»

En "Socios de la Parrilla", Pedro Ruminot y Sergio Freire, recuerdan su larga amistad y la dura enfermedad a la que se enfrentó el actor.

Pedro Ruminot Socios
Canal 13

Este jueves en la noche, se estrena un nuevo capítulo de ‘Socios de la Parrilla’, donde el invitado es Sergio Freire, uno de los mejores amigos y colega de Pedro Ruminot, quienes recordarán su larga amistad y paso por ‘El Club de la Comedia’.

Ambos hombres se conocieron en Segundo Medio del colegio y de inmediato engancharon por su interés en el humor, tras lo cual empezaron a planificar trabajar juntos. «En la fiesta de graduación le dije a Sergio ‘tenemos que hacer un programa de sketch’, y ahí quedó la idea», contará el humorista.

Finalmente, lo lograron, inicialmente en Vía X y luego en Chilevisión con ‘El club de la Comedia’, programa de humor que llegó a marcar altas cifras de sintonía. Eso sí, no fue sencillo, pues el mismo día en que iban a grabar el primer sketch del programa, Pedro Ruminot llegó con una mala noticia.

El duro diagnóstico de Pedro Ruminot

«Llega del hospital, le pregunto cómo le fue y dice ‘Tengo un tumor, tengo cáncer’. Todos decíamos que no puede ser esto, no lo podíamos creer. Yo te decía ‘No te podís morir ahora, con todo lo que hemos luchado'», recordará Freire sobre el momento.

«Me dijeron que me quedaban 15 días de vida y pasé dos días llorando», revelará Pedro Ruminot, agregando que sintió miedo al no saber si iba a lograr sobrevivir a la enfermedad. Sin embargo, el optimismo de Freire lo animaba mucho, debido a que era el único que no lo miraba con cara de que se estaba muriendo.

«Yo sentía que no podíamos achacarnos porque con eso alimentábamos el tumor», señalará Sergio.

Para darle ánimo, de hecho, Freire instó a Pedro Ruminot a protagonizar el sketch de ‘El hombre ardiente’ de ‘El club de la comedia’, originalmente escrito para que lo interpretara Sergio. «Me dice ‘Vístete y hazlo’, yo estaba sin pelo y sin cejas. Insistió mucho en que yo siguiera trabajando, y eso me ayudó mucho».

«Era como que yo estaba en una silla de ruedas y necesitaba que me llevaran, no tenía la fuerza para empujarme solo. Sergio me llevaba, era un apoyo muy grande. No creo que lo hubiera podido hacer solo. Yo grababa monólogos, vomitaba, quimio, grababa, vomitaba», revelará Pedro, admitiendo que Sergio Freire ha sido un milagro en su vida.

«Sergio es una de las personas más importantes de mi vida. Si no me hubiera encontrado con él, no estaría haciendo esto. Necesitaba mi dupla y la vida me la entregó», dirá.