Kathy Salosny revela quién le hizo la vida imposible en Mucho Gusto: «Terminé sometida»

En su nuevo libro, Kathy Salosny confiesa que una persona en particular le hizo pasar un complejo momento en el matinal de Mega.

Kathy Salosny
Captura

En último tiempo, Kathy Salosny ha vuelto a la noticia, gracias al lanzamiento de su libro ‘El Abuso no es Espectáculo’, donde repasa complejos temas como el abuso de su padre, su relación con Felipe Camiroaga, su salida de TVN y también el «infierno» que vivió en Mucho Gusto. 

Y es sobre este último que la animadora sorprendió al revelar la identidad de una persona que de acuerdo a su relato le hizo la vida imposible durante sus meses finales a cargo del matinal de Mega.

Según pudo rescatar FMDOS, la animadora le preopuso a la producción del matinal intentar con un nuevo formato. Este consistía en enfocarse en más en la opinión y el humor del panel.

Kathy Salosny y el mal rato en Mucho Gusto

«Lo pasé tan bien que me despertaba bien temprano y a eso de las 5:15 AM, partía al canal. Llegaba primero que todos y el recorrido desde mi casa hasta Vicuña Mackenna era un deleite», confesó Kathy Salosny sobre el aspecto de su paso por Mucho Gusto.

Y pese a que lo pasó demasiado bien durante un momento, reveló: «en el Mucho Gusto viví lo mejor y lo peor de la televisión», aseguró la conductora de TV quien reveló que tuvo que luchar para «igualar» el sueldo que tenía Luis Jara, ya que tenían un rol similar.

«Cuando llegó el momento de que por fin estuviéramos empatadas fue casi una propina: justo me enteré de que me iban a sacar del programa», señaló Salosny.

¿De quién se trata la misteriosa persona?

Tal como informó el medio antes mencionado, Kathy Salosny desclasificó quien fue la maltrató psicológicamente previo a su salida de Mucho Gusto.

Su nombre es Pablo Alvarado, el reemplazo del productor ejecutivo que presenció los mejores ratos de la animadora en el matinal. ‘Pablete’, como es conocido, despidió a varias personas e inició un más que complejo vínculo con la conductora de televisión.

«Ninguna mujer estaba cómoda ahí… Nuevamente se nos miraba a las mujeres como objetos de exhibición», detalló Kathy Salosny, quien también contó que recibía frases denigrantes a través de la «muela» en su oído, como «no hables tanto» y «ella… la feminista». 

Todo comenzó a acabar desde el 26 de febrero de 2018, cuando Salosny regresó de sus vacaciones y comenzó a darse cuenta de los cambios que había en Mucho Gusto. Después de esto, Pablo Alvarado le informó, en una reunión que no duró más de cinco minutos, que ella no formaba parte del proyecto del matinal para el resto del 2018.

«Es muy triste pensar que terminé sometida a Alvarado cuando lo que hizo fue hacerme una guerra psicológica. Como si supiera donde me duele más, mermó mi autoconfianza y lo hizo tan bien que me liquidó», expresó Kathy en el libro, «El Abuso no es un Espectáculo».