«Le pegué hasta que me cansé»: Antonella Ríos confesó feroz pelea que tuvo por celos

En el año 2000, Antonella Ríos protagonizó una pelea junto a la mujer que se metió con su pololo de ese entonces, un director de baile.

Antonella Ríos (fuente Captura De Pantalla)

Durante la noche de este viernes, Antonella Ríos será una de las invitadas de honor en el programa de Chilevisión, ‘Podemos Hablar’. Y una de las historias que contó la actriz involucra una feroz pelea.

Y es que según la información que entrega Tiempo X, la chiquilla confesó que por allá en el año 2000, protagonizó una riña a raíz de una mujer que se metió con su pareja de ese entonces, un director de baile que hacía presentaciones en El Bunker.

«De repente, llegó una chicoca, que más que chicoca era una mujer curvilínea, bastante atractiva. En esa época yo me fui a Europa, porque era mi final de titulación», partió contando la morena.

«La cosa es que volví y lo veo y me dice: ‘Mijita, váyase porque hace frío’, y yo soy cachua, porque soy chica, pará y cachua. Entonces, me quedé debajo de Chucre Manzur viendo como la escena… y llega esta niña y se dan un ósculo», recordó Antonella Ríos.

Escena que al parecer le habría colmado los nervios, ya que desencadenó en una gran pelea entre ambas. 

La pelea de antaño de Antonella Ríos

«Ella ya sabía que yo era la pareja de él. La agarro del pelo y le pego patadas en el poto y le empiezo a gritar cosas súper feas, que en estos tiempos sería absolutamente juzgada por mis pares. Súper poco sorora y él, como que nos trata de separar«, le comentó Antonella Ríos a los demás invitados del programa.

Además, haciendo uso de sus dotes de actriz, también reveló que se tiró al suelo «súper falsa y lloraba, giraba y gemía». Esto, mientras su pololo de ese entonces le decía «Antonella ¿hasta cuándo con tus shows?».

«Le pegué, le pegué y le pegué, hasta que me cansé, pero creo que ha sido la primera vez en mi vida, que me he cegado por celos. Yo sentía que era una traición global, porque ella sí sabía que era mi pololo», afirmó también la chiquilla.

Y como por si fuera poco, la mayor sorpresa llegó con el final de la historia: «la cosa es que le pegué y le pegué, pero ahora somos amigas con ella. Saludos a la Mónica», terminó su anécdota Antonella Ríos.