«Una rotería máxima»: Vale Roth respondió a acusaciones de su ex

Después de lo publicado por su ex Tomás Correa, Vale Roth tomó su celular y se descargó contra él y lo tildó como "una pendejería".

Vale Roth

Esta semana la exchica ‘Yingo’, Vale Roth estuvo en el centro de la polémica luego de que su expareja Tomás Correa, contará detalles íntimos de su relación.

«Cuarto medio se lo sacó su prima Paloma Roth. Le pagábamos $150 mil mensuales. Nunca hizo una prueba (tengo pruebas)», dijo Correa a través de una historia de Instagram, incitando a sus seguidores a votar para obtener otras papitas.

Al ver la aprobación de ellos, cuenta que «en el transcurso de nuestro pololeo, recibí más de 5 golpes y violencia verbal».

Estos pantallazos llegaron a ojos de la bailarina que enfurecida respondió a través de la red social de la camarita.

“Ha sido un día complicado. No soy de fierro. De hecho, soy súper sensible. Pero… ¡Por qué! Me da una rabia. Dar para adelante nomás po’, siempre”, dijo Roth con lágrimas.

Sin descripción disponible.

«Una pendejería máxima»

Más repuesta de su complicado momento, Vale Roth comentó al otro día sobre lo ocurrido y expresó que no va a seguir hablando del tema a través de redes sociales.

«Tengo 30 años y créanme que a estas alturas no voy a resolver nada hablando por Instagram. Menos cosas así de serias. Lo encuentro una pendejería y rotería máxima», contestó.

Después de su crisis, Valentina cuenta que sufrió una parálisis facial que fue foco de preocupación durante estas últimas horas. «Estaba asustadísima, estuve ayer hasta las 5 de la tarde o 6 con esto así (se tira parte del labio hacia abajo). No reaccionaba y se había puesto todo esto duro», dijo.

Posterior a eso dice que llamó a su madre «le mandé un video y todo. Me da vergüenza subirlo. Pero ahora estoy bien, menos mal”.

Finalmente Vale Roth recuerda haber vivido algo similar en 2017, cuando le ocurrió una parálisis en las cuerdas vocales que no se podían juntar, provocando que su voz cambiara.

«Fue terrible porque quedé súper ronca. Me dolía al hablar al principio de 2018. Después quedé ronca, ronca, ronca. Así que ahora estoy mucho menos ronca. Por eso me salen tantos gallitos. Pero ya me río, antes me daba pena. Ahora me río», cerró.