Encuentran muerta a chilena en playa de Nueva Zelanda: Familiares dudan de la versión oficial

Millaray Bravo, de 27 años, es la joven chilena que apareció muerta en una playa de Nueva Zelanda y su familia aún tiene dudas de lo que ocurrió.

Tras estar cinco días desaparecida, Millaray Bravo, una chilena de 27 años, fue encontrada sin vida en una playa de la ciudad de Torbay, Nueva Zelanda.

La joven que es descrita como alegre, cariñosa y cercana a sus sobrinos, fue hallada muerta, desnuda y enredada entre las boyas a 200 metros de la costa. La hermana de Millaray, Verónica le señaló a Las Últimas Noticias: «La noticia nos llegó primero por las redes sociales. Sus amigos de allá nos avisaron, pero yo no daba crédito hasta que me lo dijeron de Cancillería».

Mientras que el padre de la chilena, Antonio Bravo, afirmó que su hija fue encontrada en posición vertical en el mar. «No estaba flotando. Dicen que tenía una cuerda enrollada en sus tobillos, sin nudo» comentó, según el informe preliminar realizado por la policía neozelandesa.

También te puede interesar: Mamá de Fernanda Maciel sacó las garras tras supuesto video de su hija: “No aguantó más mentiras”

Millaray llevaba cuatro años viviendo en el país de Oceanía. Pues luego de trabajar en casinos en nuestro país, decidió probar suerte en el extranjero, razón por la que se trasladó a Auckland, donde se dedicada a estudiar inglés y trabajar en el ámbito culinario.

Allí fue donde conoció a su pololo, el cubano Anthony Albert Petterson. Y si bien hubo un quiebre entre ambos, se supone que más tarde habrían retomado su relación.

Y si bien el cuerpo de Millaray no cuenta con lesiones atribuibles a terceros, de todas formas el padre de la chilena tiene preguntas sobre su deceso. «Mis dudas son claras, ¿por qué si estuvo perdida cinco días el pololo no la buscó, no llamó por teléfono, no la fue a buscar a la casa?».

Agregando «¿por qué estaba desnuda si se supone que se fue a bañar?, ¿por qué su ropa no estaba en la playa, sus zapatos, su toalla? Y lo otro es que si estaba enredada, ¿por qué no tenía marcas en los tobillos? No había nada».