«Palabras no sirven»: Tía Yoli realiza donativo para los afectados del incendio en Viña

La tarotista Yolanda Sultana, realizó donativo para los afectados por el devastador incendio ocurrido en Viña del Mar.

Tía Yoli (1)
Instagram

La tía Yoli, conocida astróloga y tarotista, no quiso quedar fuera con la ayuda para los afectados del devastador incendio de Viña del Mar. De modo que hizo un especial donativo junto a su hija para los afectados.

La reconocida tarotista Yolanda Sultana, junto a su hija, decidieron donar una casa para las familias damnificadas por el incendio forestal que arrasó con una importante cantidad de hogares en Viña.

Se trata de una propiedad de la que ella es dueña, y que se encuentra ubicada en el centro de Rancagua, emplazada en un terreno de 600 metros cuadrados. Así consignó Meganoticias.

La donación fue entregada al concejal René Lues, quien hizo el recibimiento en nombre de la alcaldesa Macanera Ripamonti. Esto fue con el fin de que la vivienda se ponga en venta y los recursos obtenidos con esto, sean completamente destinados a aquellas familias que lamentablemente lo perdieron todo por la tragedia.

La tía Yoli hace llamado a donar

Además de entregar el donativo, se tomo un momento para pedir directamente que donen. Puntualizando que todos aquellos que cuenten con los recursos entreguen su aporte a la causa y no se queden solo en palabras que no sirven.

«He escuchado a mucha gente hablando, deseando donaciones. Pero yo quiero que los famosos, los barraqueros, loa madereros, las gente que realmente tienen ladrillos, empiecen realmente a donar», indicó la tía Yoli.

«Palabras no sirven, intenciones no sirven», señaló además la vidente. «Nosotros vivimos en Santiago, pero realmente también nos podríamos haber quemado, porque nuestra casa la tenemos en el paradero cuatro, y esto sucedió un poco más arriba».

Señaló, además, que ella con su hija a la hora de donar querían que fuera un aporte real y no solo palabras. «Nos miramos las dos, y que sucedió, yo dije ‘No. Palabras no sirven, sirven realmente materiales de construcción’“, reflexionó la mujer de 83 años.