Marlen Olivari y el fin de los concursos de belleza: «Es una pena que ya no existan»

En el último capítulo de "Juego Textual", Marlen Olivari se confesó sobre distintos temas de su vida personal y su carrera televisiva.

Marlen Olivari Juego
Canal 13

La noche de este martes se emitió un nuevo capítulo de juego textual, que tuvo como invitada a Marlen Olivari, quien se confesó con las panelistas del espacio sobre distintos temas relacionados tanto con su extensa carrera en televisión, como su vida personal.

En un momento, la showoman recordó su triunfo en el concurso de belleza Miss Hawaiian Tropic en 1995, donde le ganó a Kenita Larraín. «Estar en concursos de belleza es algo que te ayuda un montón. Es una pena que ya no existan, a mí se me abrieron muchas puertas», opinó sobre esta situación.

Mientras que al ser consultada por los motivos que han hecho que los concursos de belleza estén cayendo, Marlen Olivari dijo estar en desacuerdo con las críticas que acusan de cosificación a esos certámenes.

«No logro entender la cosificación, si es tan bonita la belleza. Las mujeres fuimos creadas por Dios con todos los atributos que nos caracterizan. ¿Por qué matarlo? ¿Por qué destruirlo?», indicó la ex ‘Morandé con Compañía’.

Marlen Olivari y sus críticas al movimiento feminista

Por otro lado, Marlen Olivari reveló que no concuerda con algunas de las manifestaciones del feminismo actual. «De ‘Las Tesis’ no me gustó que señalen a los hombres como violadores, cuando no son todos violadores. Tengo papá, abuelo, hermano hombre, hijo hombre, y no son todos los hombres violadores», señaló, agregando que le gustaría que todas las mujeres fueran defendidas por igual.

«Si agreden a una republicana, que también la defiendan, si agreden a una PDI, que también la defiendan. Si gana una mujer como presidenta en Italia por primera vez, que también la feliciten, aunque sea de derecha», opinó.

Eso sí, destacó haber sido parte de muchas campañas del Sernam, entre ellas, algunas propiciadas por el feminismo. «Yo participé activamente de la ley de acoso callejero. Todas estamos chatas de que te griten cosas. Es difícil evitar que todos te digan cosas, pero ahora por lo menos el hombre la piensa», dijo, y agregó que para ella es muy importante que su hijo Lorenzo, de 11 años, esté consciente de esas cosas.

«Si Lorenzo no me pide por favor algo, no se lo llevo. La educación es fundamental en la vida, y si se nos enseñara más modales, formas de hablar, no agredir, el mundo sería muy diferente. El amor es la base de la felicidad y del respeto en el mundo, y es lo que más falta», sostuvo Marlen Olivari.