¡Se pasó! Profesora donó su riñón a pequeña estudiante que lo necesitaba

La pequeña de solo cinco añitos necesitaba con urgencia un riñón y su profesora no dudó ni un minuto en donarle el suyo para ayudarla.

Profesora Riñón Profesora Riñón

No cabe duda que hay muchos profesores realmente entregados a su profesión y que harían cuanto pueden para ayudar a sus estudiantes. Pero el caso de esta profesora estadounidense llegó a otro nivel, ya que donó su riñón a una pequeña de su clase que lo necesitaba.

Resulta que la corta vida de Kayleigh Kulagem comenzó muy complicada, ya que la chicoca nació solo con 26 semanas de gestación, por lo que tuvo que pasar más de 150 días en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatal.

Pero tras esto la cosa no mejoró, ya que la pequeña de cinco años fue diagnosticada con una ceguera parcial, sistema inmunológico comprometido, además de problemas renales. Frente a los cuales debía pasar 11 horas al día en diálisis.

Es por esto que Josh y Desiree Kulage, los padres de Kayleigh, estaban desesperados buscando un riñón para su hija y que fuera compatible para una niña de su edad. Pero lo que nunca se esperaron es que encontrarían el órgano justo en la sala de clases.

Pues según lo consignado por revista People, Robin Mach, profesora de la pequeña por dos años «no lo pensó dos veces» antes de ofrecerle a sus padres el suyo. «Le pregunté a Desiree un día, porque sabía que Kayleigh realmente necesitaba (el riñón), así que pensé, ‘¿Por qué no intentarlo?'» comentó al medio gringo.

Así que luego de meses realizando los exámenes necesarios para comprobar si podía hacer la donación, finalmente en febrero pasado los doctores aprobaron la operación. La cual duró cerca de seis horas y resultó todo un éxito para ambas partes que se recuperaron en hospitales conjuntos.

En conversación con el medio antes nombrado, la profesora señaló que. «No creo que la gente se de cuenta de lo fácil que es donar (un órgano), así que espero que al compartir nuestra historia, más gente va a pensar en hacerlo».

Por otro lado, Robin aseguró que no ve sus acciones como un acto heroico, sino que como su trabajo como profesora. «Si un niño necesita una mochila o zapatos en la escuela, le consigo la mochila o los zapatos» y agregó. «Es casi lo mismo… Kayleigh necesitaba un riñón, y lo que sea que necesite, se lo voy a dar».