Tonka Tomicic sacó las garras por polémico cambio de medidores

Indignada está Tonka Tomicic por el cambio de medidores que busca implementar Enel, y en Bienvenido comentó que "nos están metiendo el dedo en la boca".

Sin duda es el tema del momento, los nuevos medidores que pretende instalar Enel y que serían costeados por los usuarios están generando gran polémica. Por lo que los rostros de televisión no se han quedado ajenos a la problemática, y uno de ellos es la animadora de Bienvenidos, Tonka Tomicic, quien indignada comentó su postura, indicando que «nos revelamos» porque «nos están metiendo el dedo en la boca».

Estos comentarios los realizó en su programa, donde estuvo invitado el director ejecutivo de las empresas eléctricas, Rodrigo Castillo, para aclarar las dudas, además de debatir la polémica medida instalada recientemente.

En primer lugar aclaró que «no es un cobro explícito por el medidor», sino que es parte de la nueva infraestructura de Enel para prestar el servicio. Y agregó que «me he dado cuenta de la sensibilidad de ustedes que, lo que hace la diferencia, es que la persona tiene eso dentro de su casa y siente que tiene una relación de propiedad con eso».

También te puede interesar: Enel borra video donde aseguraba que cambio de medidores sería gratuito

Esta respuesta fue la que enfureció a Tonka, quien le respondió «no. Yo creo que lo que pasa es que nos están cobrando por algo, que siempre nos han cobrado, pero ahora nos rebelamos, nos levantamos y decimos ‘¿por qué tenemos que pagar nosotros?».

La modelo continuó: «Ese es el pasado. A lo mejor no sabíamos y ahora estamos despertando como sociedad y nos atrevemos a manifestarnos. Antes aceptábamos lo que nos toca, pero el chileno ha cambiado, hemos cambiado».

Finalmente afirmó: «Y ahora nos rebelamos cuando sentimos que las cosas no tienen que ser. Y decimos ‘¿por qué no lo paga la empresa?’. Esa es la gran interrogante. La frustración no pasa porque tenemos una relación emocional con el medidor. La frustración pasa porque sentimos que nos vuelven a meter el dedo en la boca y nos estamos levantando por eso».