Paty Cofré y la historia de los 15 segundos: «La gente miraba y no entendía qué pasaba»

En "Juego Textual", Paty Cofré contó la particular historia sobre cómo nacieron los "15 segundos" por los que saltó a la fama.

Este martes en la noche se estrenó un nuevo capítulo de «Juego Textual», donde Paty Cofré se confesó sin filtro sobre sus inicios en el mundo del espectáculo como vedette, pasando por su compleja vida privada y la situación en la que se encuentra actualmente.

Y dentro de la conversación, es que le consultaron de dónde salieron los clásicos “15 segundos” por los que es conocida. La comediante explicó que, por su formación de convento, ella antes no decía malas palabras.

Sin embargo un día, cuando estaba haciendo el sketch clásico de ‘La escuelita’ con Daniel Vilches, los humoristas le hicieron una serie de chistes de especial mal gusto, y Paty Cofré, enfurecida, los llenó de insultos de alto calibre.

«Al primero que agarré fue al Vilches (…) La gente miraba y no entendía qué pasaba. Arrancaban y yo detrás de ellos, les saqué cresta y media a todos. La gente de pie, gritaban ‘ídola’, y yo en el camarín llorando de rabia», recordó.

La gran pelea de Paty Cofré en el espectáculo

Por otro lado, a Paty Cofré le consultaron sobre la primera gran pelea que protagonizó durante sus años en el Bim Bam Bum, revelando que se trató con Iris del Valle, una de sus compañeras más conocidas.

«Esta señora me conoció y me odió», dijo, contando que un día que Iris se enfermó y una joven Paty de 18 años la reemplazó en escena, su actuación fue tan celebrada que causó celos en su compañera.

«Ella se mejoró y llegó al teatro. En el papel ella vendía tortillas y yo tenía que preguntarle ‘¿Qué vende, señora?’. Cuando se lo pregunté ella me contestó ‘¿Y a voh qué te importa, m…?’, y me mandó el canastazo en la cabeza, en escena. Tuvieron que correr las cortinas, me seguía a patada limpia, me sacó la mugrienta», narró Paty, y agregó que, tras eso, Iris exigió su salida de la compañía.

Incluso Paty Cofré aseguró que años después, habiendo fallecido la mujer, la penó apareciéndose en su pieza. «Me puse a gritar, casi me morí, no me salía el habla», reveló.