Pollo Fuentes y la separación de su esposa: «Fue un duro golpe el que le di»

En su entrevista para De tú a tú, Pollo Fuentes se refirió al complicado quiebre que vivió con su esposa tras 31 años juntos.

Pollo Fuentes Pollo Fuentes
Canal 13

La noche de este domingo, José Alfredo ‘Pollo’ Fuentes, se convirtió en el nuevo invitado a De tú a tú, donde conversó de todo con Martín Cárcamo, sorprendiendo con algunas revelaciones de su extensa carrera musical, además de vida personal.

Pero sin duda lo que más llamó la atención, es cuando se refirió a la historia de amor que vivió con su primera esposa, Isabel Trías, a quien conoció de casualidad, luego de verla en la puerta de la casa de su cuñada.

«La encontré tan diferente al resto de la gente. Su inocencia, su ingenuidad, su naturalidad amorosa», indicó. Tras tres años de pololeo, se casaron y formaron una familia, en lo que Pollo Fuentes califica como «los mejores años de mi vida».

Con Isabel tuvo tres hijos: Alejandro, músico y profesor; Alfredo, ingeniero de sonido que vive en EE.UU.; y Natalia. «He tenido una muy buena relación con ellos, me he preocupado desde siempre de estar presente. En mis momentos de mayor popularidad nunca falté a una reunión de apoderados ni a un cumpleaños. Me propuse que aunque me ofrecieran cantar en el Carnegie Hall siempre iba a estar con mis hijos sobre cualquier cosa», confesó el artista.

La separación de Pollo Fuentes y su esposa

Sin embargo, tras 31 años juntos, en el año 2000, Pollo Fuentes decidió dejar a su esposa y abandonar su hogar. “Decidí que necesitaba estar solo, porque estaba pasando momentos angustiantes, no me sentía bien. Hablé con Isabel y los niños y me tomé un tiempo. Me fui de casa con lo puesto”, contó.

«Yo no estaba teniendo una conducta apropiada con mi mujer y mis hijos, me sentía mal conmigo mismo. Les dije que era necesario hacerlo porque era importante, lo había estado pasando mal desde hace bastante tiempo», explicó.

Según reveló, fue una decisión difícil, especialmente por el daño que le causó a su esposa. «Ella lo pasó bastante mal. Fue un duro golpe el que le di, me da mucha lata haberlo dado porque yo me casé pensando en que era para toda la vida, con una mujer excepcional como ella y con una familia tan hermosa que era espejo para los demás amigos que teníamos», indicó.

A pesar de haberse ido de casa, y de haber tenido otras dos parejas después, no se divorció de su esposa, y nunca desapareció del todo de la vida de su familia. “Nunca me pude separar absolutamente. Primero me fui a la casa de un amigo, después arrendé un departamento, y fue pasando el tiempo. Nunca me compré otro departamento, yo pensaba inconscientemente que podría volver a mi casa, siempre tenía un pie puesto allá”, contó Pollo Fuentes, y reveló que ve a su exesposa todos los días.

«La mayor parte del tiempo que no estoy en mi casa, estoy en casa de Isabel. Hemos viajado juntos, los niños al lado. No somos pareja estable, pero si algo le pasa a ella, ahí estoy yo, si algo me pasa a mí, ella está. Sigue siendo la mujer más importante (…) Yo lo paso muy bien, me siento protegido por ella y ella también por mí. Nos necesitamos el uno al otro», señaló, agregando que no se han planteado volver a vivir juntos, pero que la decisión depende totalmente de ella.

«Tú te das cuenta que hay personas diferentes que son especiales en tu vida, que han sido importantes. Ella está en mi mente en el momento en que la vi a los 17 años. Debo reconocer que la amo. Sino no estaría, me habría ido a otra parte», confesó el Pollo Fuentes.