Naya Fácil cuenta la firme de su detención en Viña del Mar: «Me esposaron de manos y pies»

Luego de su comentada detención, la influencer decidió romper el silencio y referirse al incidente que ocurrió mientras carreteaba.

Naya Fácil Habla Detención Viña Del Mar
Instagram

Sin duda que una de las noticias que más llamó la atención durante este lunes, es la detención de Naya Fácil durante la madrugada. Esto luego de que la acusaran de agredir al trabajador de un local nocturno.

La influencer, que viajó hasta la ciudad jardín para entregar los aportes recolectados por sus fanáticos, a los damnificados de los incendios forestales en la Quinta Región, subió a sus redes sociales los registros cuando Carabineros llegó al lugar.

Es en este contexto que, durante la mañana, en el Buenos Días a Todos, el Mayor de Carabineros, Mario Rojas, indicó que «A eso de las 4:25 de la madrugada esta persona (Naya) fue detenida en un local nocturno de acá de Viña del Mar por el delito de lesiones leves en agresión en contra de un funcionario que trabajaba al interior de este local».

Pero durante la mañana, se llevó a cabo su formalización, quedando en libertad. Por lo mismo que al poco tiempo, la propia Naya Fácil subió a sus historias de Instagram un video, en el que da a conocer su versión de los hechos.

Naya Fácil rompe el silencio de su detención

«Es verdad, yo me tomé los copetes, hubo una discusión, pero más allá de todo lo que pasó, eso ya se fue a tribunales, todo, quiero decir que no empañemos la causa por la cual nosotros vinimos. No me voy a referir más al tema», comenzó relatando la influencer.

Siguiendo por esta línea, Naya Fácil agregó: «Fue super desagradable todo lo que pasó, pero también reconozco que chiquillos llevo seis días acá, solo fui a un bar a distraerme (…) Que no se empañe esta causa, voy a volver a venir a ayudar, que ese es mi foco, la verdad».

Además de mencionar que «fue una locura, dormí en el calabozo, me sacaron los cordones, me esposaron de manos y pies».

«Yo sé que cura soy ‘showcera’. Hubo ahí una discusión, pero a ese nivel de llevarme así, igual creo que se llevó a más grave la situación de lo que era», comentando que «toda la gente que estaba ahí se dio cuenta que fue mucha la gravedad».

«Estuve en el calabozo. Ni una frazada me llevaron, ni un pantalón. Los chiquillos me los fueron a dejar y no me los entregaron. Ahí dormí en el cemento, tengo los dos brazos para la cagá porque dormí para un lado en el cemento y después para el otro lado», cerró.