Chacotero Sentimental Online: Historia de «El Curioso» y su vecina parte 2

¿Se acuerdan de la historia de amorío de fin de año de un auditor con su vecina? al parecer no se tardó tanto tiempo en darnos más detalles.

PLANTILLA AUDIOS PLANTILLA AUDIOS
getty images

«El Curioso» llamó nuevamente a El Rumpy, para resumir la primera parte de esta historia que la puedes encontrar en su totalidad en el siguiente link; el sujeto le recuerda a los auditores que anteriormente en la celebración de año nuevo se había metido con su vecina venezolana, a pesar de que él esta casado.

Ahora el Curioso actualiza sus andanzas en la número uno pero con malas noticias, resulta que la esposa del Curioso tuvo que asistir a la reunión de apoderados de sus retoños y él quedarse en casa con los niños; cinco minutos después de que se haya ido la mujer, llega la vecina a saludar al hombre.

Producto de esto, la hija de el Curioso lo echó al agua porque vio que ambos adultos estaban conversando a costa de su mamá. Cuando llega la mamá la niña de apenas cuatro años le dice «oye mamá sabes que mi papá estaba conversando con la vecina y la vecina le sonreía mucho al papá«.

En el momento la mamá y esposa del Curioso no dijo nada pero como buena relación de pareja, la cama es un buen lugar para conversar. Así que pasó la noche y cuando se acostaron empezaron las inquietudes de la mujer.

«¿Qué te paso a vo’ con la vecina?»  le dijo la esposa al Curioso a lo que él responde «oye de donde te pasa esa hu… por la cabeza«. Pero ella insistió que algo hay entremedio y lo amenazó de que si lo pillaba con ella lo iba a echar de la casa; luego de eso decidieron darse su espacio y el hombre volvió a vivir con su mamá por una semana.

La vecina confesó todo

El Curioso seguía hospedando temporalmente con su madre y luego de la pega recibió un día la llamada de su mujer, diciéndole que necesitaba que fuera a la casa; pero cuando llegó se llevó una tremenda sorpresa, la vecina venezolana también estaba esperándolo en su propia casa.

El ambiente por supuesto que estaba tenso, la vecina con una mirada triste mientras que su señora estaba arrugando la ceja y lo invita a sentarse, a lo que inmediatamente su esposa comienza la conversación diciéndole que «aquí la vecina ya me contó todo«.

Delante de la vecina, la mujer le dice que no quería que el «Curioso» estuviera más triste y que no quería echar abajo sus siete años de relación. «Te voy a perdonar esto, vas a volver a la casa pero no quiero saber que me estés engañando con otra persona que no sea con la venezolana», añadió la esposa.

El Curioso quedó sorprendido y le reiteró si realmente su señora le estaba dando permiso para estar con la vecina y la mujer le confirmó que sí, a lo que terminó ese conversación con una nueva incursión amorosa entre los tres.