Vecinos denuncian desgarradores gritos en centro del Sename de Providencia

Ayer se viralizó en redes sociales un video donde se escucha a un niño gritando desesperadamente al interior de un centro del Sename.

Sename

Durante la jornada de ayer, un grupo de vecinos de Providencia denunció que en el centro del Sename de la calle Carlos Antúnez, se escucharon innumerables gritos provenientes de un menor.

En el registro que rápidamente fue viralizado en redes sociales se puede oír a un pequeño llorando y gritando «no, por favor señor, me duele po (…) Me duele, suélteme. Ya po, suélteme».

La situación de inmediato generó revuelo en internet, pidiendo rápidamente al organismo que tomara cartas en el asunto, transformándose rápidamente en trending topic en Twitter.

La respuesta del Sename

Según La Cuarta, la directora regional metropolitana del Sename, Carla Leal, señaló que «la información se está levantando por los equipos técnicos y por la visita que hice ahora».

Horas más tarde, el organismo lanzó un comunicado que explicó que están tomando las medidas necesarias para conocer mayores detalles en torno a la denuncia.

«Las imágenes difundidas nos preocupan y conmueven, ya que nuestro principal objetivo es y será siempre proteger los derechos de los niños, niñas y adolescentes», comienza el comunicado.

De igual manera informan que «hemos iniciado y una investigación y solicitamos de manera urgente las imágenes de la residencia. De acuerdo a antecedentes preliminares, el problema se origina producto de una situación familiar grave que afectó a uno de los niños».

Sobre el estado de los niños, Sename establece que «se encuentran bien y anoche durmieron tranquilamente».

«La investigación continúa con el fin de esclarecer y determinar que las intervenciones con los niños se hayan ajustado a los protocolos establecidos para estos casos y determinar o descartar eventuales responsabilidades», enfatizaron.

Asimismo destacaron que «los niños y niñas que se encuentran en residencias de protección, están ahí porque fueron víctimas de graves vulneraciones y en ocasiones sufren afectaciones de salud mental».