Indignación por pesada broma a profesor de la tercera edad que daba clase online

Luego de la cruel broma que le realizaron sus alumnos mientras hacia una clase en línea, el hijo del profesor salió a defender a su padre.

Profesor broma Profesor broma

A raíz de la crisis sanitaria por el coronavirus Covid-19. En varios colegios, universidades y recintos estudiantiles, se decidió implementar clases online, con el fin de que sus alumnos no pierdan clases.

Este sistema se ha llenado de críticas en varias partes del mundo, dado que muchos no tienen las condiciones óptimas para poder estudiar desde sus hogares o porque algunos docentes, en su mayoría adultos mayores, han tenido dificultades para adaptarse a esta modalidad.

Y así ocurrió con el profesor Humberto de la Cruz de la Institución Universitaria Pascual Bravo de Colombia. Quien fue víctima de una cruel broma por parte de sus alumnos mientras se prestaba para dar una clase a través de videollamada. Mientras el educador estaba explicando parte de la materia, uno de los estudiantes le comenta que no se escucha lo que está hablando.

También te puede interesar: Profesora recorre más de 10 kilómetros para entregarle la tarea a sus alumnos sin internet

Para «arreglar» el problema, el joven le dice. «Profe, no le escucho bien, dele a Ctrl + F4 para activar el micrófono». Y para quienes no saben, estos comandos no sirven para solucionar problemas de audio, sino que para cerrar la ventana que tengas abierta.

Tras este cruel trolleo, la pantalla se fue a negro y sólo se escucharon las risas del resto de los alumnos. Luego de la pesada broma, el hijo del profesor utilizó sus redes sociales para realizar sus descargos sobre la situación. «Mi padre es profesor universitario hace muchos años, no ha sido nada fácil para él adaptarse a esta situación extraordinaria, nunca asiste a una clase sin prepararla con rigor y en esta contingencia por COVID-19 se ha exigido mucho más en su preparación, ha trasnochado los últimos días trabajando con dedicación y disciplina para conocer mejor las herramientas digitales; con mucha paciencia mi hermana y yo le hemos ayudado», partió escribiendo.

«Luego del incidente y al explicarle lo que había sucedido realmente, papá se sentó y nos dijo con un profundo dolor y tristeza ‘la educación es el servicio más extraño, la gente la paga y no la quiere recibir’», agregó, recibiendo el apoyo de otros docentes y alumnos.